Mi conexión con las entidades y desarrollo de mi percepción

Mi conexión con las entidades y desarrollo de mi percepción

Mi conexión con las entidades y el desarrollo de mi percepción

En el transcurso de mi proceso de transformación, fui desarrollando mi percepción. No era algo en lo que “trabajaba”, sino que simplemente fue surgiendo.

Al inicio, percibía energías muy oscuras, entidades no muy felices digamos. Y si bien me asusté mucho sobre todo al principio, luego de entender que no estaba loca, sino que todo esto era real, comprendí que todo lo que estaba viviendo era un reflejo de mi interior. Y si por algún motivo estaba atrayendo entidades de bajo astral o baja vibración, era algo que tenía que averiguar y de lo cual ser consciente.

Yo creo que el querer saber qué me ocurría y poder sentirme mejor y vivir en bienestar, me fue llevando a distintas personas y terapias que me permitieron reunir piezas de ese rompecabezas.

Cada herramienta holística que implementé en el camino me sirvió para ser cada vez un poco más consciente y he aquí mis dos grandes lecciones de vida:

Entonces, en esencia, mi propósito es continuar evolucionando y aprendiendo en mi vida para poder transmitir y comunicar de una mejor manera qué significa transformarse en la vida. Y en este sentido me refiero no solo a contribuirle a los vivos, sino también a los muertos.

Porque desde mi punto de vista, un vivo tiene muchísimos más recursos que un muerto, ya que puede buscar ayuda profesional del tipo que sea en cualquier momento. En cambio, un alma que se encuentra confundida, incluso sin reconocer que ha muerto, no tiene las mismas capacidades ni los mismos recursos que un vivo.

Entonces mi misión es expandir la conciencia en los niveles que sean posibles y contribuir en el proceso de evolución de las almas que así lo requieran, ya sea desde una palabra, desde mi propia energía o con el empleo de alguna técnica energética.

Vale aclarar que no me considero médium ni me he puesto a desarrollar esta habilidad en concreto, simplemente fluyo con la percepción, y recibo la información que esté disponible para mí en ese momento determinado.

Pero sí he hablado y he facilitado a almas de personas fallecidas, algunas eran familiares míos, otras familiares de mi pareja, y otras veces eran almas que simplemente buscaban mi ayuda.

Mi rol es hacer con los muertos lo mismo que hago con los vivos, llevar luz a su conciencia para que luego puedan elegir desde ese lugar de empoderamiento que te brinda el “ser consciente”.

Y más allá de las almas de personas vivas o muertas, también existe un sinfín de otras entidades que están dispuestas a comunicarse con nosotros y a contribuir.

Denominamos entidad a cualquier energía definida. Por ende, un vaso es una entidad, una casa es una entidad, un auto es una entidad, tu negocio es una entidad, tu vida es una entidad, TODO es una entidad.

Y aquí incluyo a la mente porque para estar conectados desde este lugar del no juicio y de la apertura al recibir, es fundamental que podamos aprender a no escuchar lo que nuestra mente tiene para decir. Nuestros miedos, nuestras vergüenzas, nuestros traumas, todo lo que sea que esté allí guardado en nuestro consciente e inconsciente, sobre todo en este último, causará o no un alto impacto en nuestras vidas dependiendo de cómo respondamos ante ellas.

Si me dejo dominar por esas creencias y pensamientos, entonces estaré viviendo más desconectado de mi corazón, y el corazón es el que nos permite conectar con nuestro espíritu y todo el mundo espiritual que nos rodea. Por ende, si me mantengo en esa postura, me será mucho más difícil confiar en el Universo y en nuestra capacidad de “escucha” interior.

  • Por ejemplo, cuando nos despertamos, decirle buenos días a nuestro cuerpo, a la Madre Tierra, al Universo, a nuestro equipo espiritual (guías, maestros, ángeles, en fin, seres de luz), a nuestra Vida.
  • Luego, cuando vas a tu trabajo, saludás a tu negocio, le preguntás cómo le podés contribuir en el día de hoy, qué requiere de vos.
  • ¡Podés aprovechar a agradecerle y a pedirle lo que quieras! ¡Las entidades están aquí para contribuirnos y nosotras a ellas!
  • Cuando regresás a tu hogar, saludás a tu casa, le hablás lindo a tu cuerpo, te mimás. Todo eso forma parte del estar conectado, y si este paso no está dado, tal vez sea más difícil dar los siguientes. ¡Probá y después me contas! ¡Me encantaría tener novedades tuyas!

¿Hablamos?

Romina Prioletta

+61 481 981 538

Email

florrenace@rominaprioletta.com

Artículos del blog

MASTERCLASS GRATUITA

ACCEDE A LA MASTERCLASS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad